viernes, 23 de enero de 2009

La tormenta perfecta


Del diario Montañes, no tengo tiempo de contar, está empezando y me voy al puerto a asegurar las amarras. Ha empezado y da miedo.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé que durante hoy el viento pueda soplar en Cantabria con rachas de 100 kilómetros por hora, mientras que en la jornada de mañana sábado la velocidad podría llegar a los 150 kilómetros por hora.
Meteorología sitúa a la región en nivel de alerta amarillo (nivel de riesgo importante), por la posibilidad de que entre las 10.00 de la mañana de hoy y las doce de la noche el viento, de componente suroeste rolando a oeste, pueda soplar con rachas de 100 kilómetros por hora, sobre todo en la zona litoral de la región. La posibilidad de que esto ocurra es del 70%.

Para mañana, la situación empeora, ya que la región estará en alerta roja (nivel de riesgo extremo) por el mismo fenómeno, entre las doce de la noche y las diez de la mañana del sábado. La velocidad del viento podría llegar a los 150 kilómetros por hora. Al igual que en el día de hoy, la posibilidad es del 70%.
Todos los servicios de Protección Civil y emergencias de la Comunidad Autónoma están avisados de esta situación. Asimismo, los seis parques de emergencias del Ejecutivo autonómico han sido alertados y reforzarán sus efectivos para hacer frente a las incidencias que se pudieran ocasionar.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Fernando
Deseo que ese temporal no deje daños y que todo se quede en doblar las amarras. Pero ¡cuidado! no se te lleve el viento. Agárrate fuerte. :)

Me cuesta mucho escribir últimamente. Pero que sepas, que sepáis, porque he visto por aquí a Ana, a Roberto y a Kiernan, que lo he leído todo, me he puesto al día y os seguiré leyendo. Como ha dicho alguien en un comentario, éste es un lugar tranquilo y de paz.

Me gusta mucho el aspecto que le has dado a esta navegación ¡Y qué fotografías tan estupendas!

Te he visto en la barra de nuestra taberna, ahí abajo, en ese otro puerto ;)cosa que me alegra mucho. Contigo, las conversaciones tienen más nivel.

Como hace tanto tiempo que no pasaba por aquí, este comentario va a ser un pelín larguito. Porque no me puedo despedir sin decirte que me gusta mucho el nuevo nombre de tu barco. El otro se queda para piratas de otra especie ;). También he visto el vídeo que hiciste sobre nuestro mar. Muchísimas gracias. Me ha encantado. Enhorabuena.

Y creo que no me dejo nada. Mmmmmm...¡Ah! sí. Eso...que dejéis lo del rodaballo para una época más cálida... y ¡quién sabe!, a lo mejor también puedo probarlo yo.

Un abrazo

María

Fernando dijo...

Jo, pues si eres quien yo creo (que no lo sé) me das una alegría enorme. Es un gusto sentir alguna Brisa. Y si no, pues bienvenida. Apunto un pax más para el "rodaballo affair".

Acabo de llegar mojado como un pollo del puerto. El Stay Calm es pequeño pero duro, espero que aguante bien. Mañana os contaré.

Pues eso, da alguna pista más. te envío un cariñoso saludo.

Leni Qinan dijo...

Uffff, ¿o sea que llega la tormenta perfecta? (y yo con estos pelos)...

Amarra bien el Stay Calm, por si las moscas. Por aquí sopla vientecillo, pero nada serio. Hoy no escribo desde las islas Sandwich (porque si me asomo a la ventana, casi veo a Roberto (que, por cierto, le han puesto 4 ó 5 vacas de la Cow Parade en la puerta). ;)

Ánimo, y que pase pronto la tempestad.

Anónimo dijo...

La misma que piensas, Fernando. Te agradezco tus afectuosas palabras. Estoy viendo la televisión y el temporal es increible. No quiero pensar que las previsiones se confirmen.
Hasta pronto.
María

Fernando dijo...

LeTi, que bueno que hayas salido un rato de Orsinia.

Pobre Roberto.... Bueno, seguro que se las arregla, es un tipo duro.

Un beso a los del infierno.

Fernando dijo...

Ya me parecía a mí, María. Lo reitero, una inmensa alegría.

Parece que lo peor ha pasado. Ha sido increible, a la 1 de la madrugada, de repente, se ha quedado todo en calma, una calma irreal, no había viento. He mirado el anemometro del club marítimo y daba 0, el del puerto de Santander 0, el barómetro ha caído hasta 975, nunca lo había visto así, y entonces ha llegado. Es que ha sido así, de viento 0 ha pasado a ser un estruendo en segundos. El viento aullaba con una fuerza que nunca había visto y cuando parecía que el ruido no podía ser más fuerte seguía aumentando en intensidad. El anemómetro ha marcado rachas de 85 knts, ahora mismo que ya ha pasado y en comparación parece que sopla una ventolina están dando rachas de 65 knts. Parecía que la casa iba a estallar. Ha sido imposible dormir pero también ha sido una experiencia. Cuando amaine un poco, ahora mismo no se puede salir a la calle, sacaré a Nil a dar un paseo y me pasaré por Pedreña a ver al Stay Calm.

Espero que estará bien , Pedreña está un poco resguardado del viento del Oeste y mi atraque en concreto es de los favorecidos con ese viento.

Ya os contaré.

ana dijo...

Mis mejores deseos para Stay Calm.

Ayer por la noche aquí el viento ha sido también impresionante. Parecía que de un momento a otro todo iba a caer... que las ventanas cederían, que el ruido y su dueño el viento nos llevarían.

Impresionante...
... hacia las 4 de la madrugada comenzó a nevar... todo un remolino de agua-nieve en el espacio. Y empezó a sentirse tímidamente algo más el silencio...

Fue una noche impresionante.

Leni Qinan dijo...

Espero que todos los barcos estén bien y gocen de buena salud. Lo que se ve por la TV y se oye por la radio, da miedo. Espero que lo peor ya haya pasado.

Los de secano ni nos hemos enterado -yo hoy he tenido que ir a trabajar un par de horas, y las escaleras estaban llenas de ramitas, ese ha sido nuestro temporal-. Creo que mañana me vuelvo para las Sandwich.

Por cierto, Roberto el duro es nuestro Roberto???

Fernando dijo...

Amita, ¿lo ves? Lo importante es vivirlo. ¿No crees?

Menuda nochecita...

Fernando dijo...

LeTi,

En mi puerto algunos barcos han sufrido daós graves, otros daños y el Stay Calm sano e indemne. Es pequeño pero matón.

Deberías venir aquí, con nuestro duro Roberto, a correr un temporal.

Un beso.

charli dijo...

Amigo Fernando, espero que los daños del puerto de Pedreña no hayan sido tantos. Ayer, ya anochecido, bajé también a doblar las amarras del Resaca que, aunque protegido del NW, no lo está tanto del SW que es el que finalmente ha soplado a primeras horas de esta mañana. Por la tarde me he acercado de nuevo y todo estaba en orden.
El amanecer del sábado ha sido imponente, desde el aeropuerto he visto, al menos, seis barcos, de los varados, que se habían ido al suelo, además de otros dos a los que el viento había desenrollado el génova, destrozándolo.
No recuerdo un temporal con vientos tan fuertes como los de hoy. Si lo recuerdo de vientos peores (Sures, habitualmente) que han producido más daños, pero vientos de esta magnitud, no recuerdo haberlos visto nunca.
En fin, que me alegro de que el Stay Calm siga en su calma habitual. Saludos y a ver si termina este invierno que nos está haciendo.

Fernando dijo...

hola Charli

Ayer por la mañana estuve con Eduardo en Pedreña, se habían soltado un par de finger, génovas rotos, toldos, etc.

LO que daba miedo era pensar cómo habría sido a las dos de la mañana, cuando pegó lo más duro, si cuando en teoría ya estaba calmado era impresionante ver las tumbadas que pegaban los barcos. Y eso en Pedreña que está más resguardado del oeste, Me imagino que en marina habrá habido daños serios.

Un abrazo.

Una Bruja... dijo...

porque te gusta estar metido en el ojo del huracán ah??...te imagino corriendo tras los eventos naturales que te impresionan..pareces nos tener miedo...
espero que el viento no se lleve nuestro sour prometido
un abrazo

Fernando dijo...

Que alegría!!!

Sí, si, el sour prometido ¿que fué de él?

Espero que estés bien.

Un beso.

Leni dijo...

Fernan,

Si está nuestro duro Roberto puedes estar seguro de que vendré ;))

Y si están los rodaballos, claro.

PS.- Me alegro infinito de que el Stay Calm esté perfectamente. Espero que no haya muchas bajas.

Fernando dijo...

LeTi,

Así que sin Roberto no hay nada que hacer ¿eh?

Pues entonces habrá que asegurarse de que venga.

Un beso. Feliz semana.