miércoles, 8 de octubre de 2008

Tranquilo

Durante un par de semanas he mantenido abierta una encuesta. La pregunta era relativa al nombre de mi barco. Ofrecía tres opciones, mantener el nombre con el cual lo adquirí, Xarpa, o cambiarlo por uno nuevo. En este último caso barajaba dos opciones; Bandido o Stay Calm.

La mayoría de los participantes en la encuesta mostraron su preferencia de que no cambiara el nombre al barco, es decir, que continuara llamándose Xarpa, el nombre que tenía cuando lo adquirí.
Dentro de las minorías que optaban por una renovación las posturas estaban más equilibradas, entre los que votaban por "Bandido" y los que optaban por "Stay Calm", si bien los "Bandidos" eran más numerosos.

Pasarse por el forro la opinión de los votantes no ha sido, en mi caso, un ejercicio totalitario. Me interesaba vuestra opinión. Ahora sé que mi barco tiene un nombre que os gusta menos que el que tenía o que otros posibles nombres. Pero, al fin y al cabo, donde manda patrón no manda marinero.
Quizá, si os explicó el por qué del nuevo nombre, que lo tiene, ya no os disguste tanto "Stay Calm" o al menos, la explicación, sirva para aplacar vuestro enfado (que alguno ha manifestado en privado).

Stay Calm. Una traducción, un tanto libre, de acuerdo, de Tranquilo.

Tranquilo, así, en español, no podía ser. En el Registro de buques correspondiente ya existía un Tranquilo. Eso de Tranquilo I o Tranquilo Uno... No me apetecía, así que traduciendo al inglés... me vino a la cabeza Stay Calm. Y me gustó por diferentes motivos.

Mi hija Victoria, que aún no ha cumplido tres años, cuando alguien le echa la bronca, muerta de risa, dice... Tranquilo, tranquilo... Supongo que es una palabra que utilizamos mucho en casa y se le ha terminado pegando.
En segundo lugar es una expresión que se utiliza, que utilizo mucho, en el barco. Cuando sales a navegar con alguien que no está muy acostumbrado y, por poner un ejemplo, el barco escora repentinamente al cargar la racha de viento y tu invitado se pone lívido te sale rápidamente un "tranquilo, no va a pasar nada".

Por último. Me gusta esa palabra, lo que significa. El sentimiento de tranquilidad. No sé si me equivoco. Pero siempre he pensado que, para mí ,un sentimiento fundamental, más allá de la felicidad y su sentido, de la seguridad, algo que siempre he buscado es la tranquilidad.
Hace algunos años sufrí, inesperadamente, una pérdida importante , en realidad dos. Una de esas ocasiones en las que se te forma un nudo en la boca del estómago, un nudo que no te deja respirar, que te atenaza las entrañas, y el corazón. Un dolor que no te permite ni hablar, que no compartes con nadie puesto que nadie te puede entender y como mucho, eres afortunado si tienes esto, lo vives en compañía de un amigo (puesto que tu familia está igual que tú, o peor) al que sólo eres capaz de mirar. No quiero que resulte literario, trato de describirlo. En esas ocasiones me he sentado al borde del mar, de la bahía, y he mirado el mar azul, callado, sin poder pronunciar una sola palabra, apretando los dientes, deseando una sola cosa, aguantar ese dolor hasta que pasara, preguntándome si algún día volvería a estar tranquilo.

Y sin darte cuenta el tiempo pasa, muy muy despacio, pero pasa, y te vas curando y un día, de repente, respiras hondo. Y aunque el dolor no haya desaparecido del todo (las heridas se curan pero las cicatrices a veces duelen) te das cuenta de que lo peor ya ha pasado, que el peso sobre tus hombros ya se ha aligerado ,y compruebas que puedes desperezarte, que puedes poco a poco sacudirte todo esa negrura del corazón.

Y cuando vuelves a mirar al mar, ese mar que nunca has dejado de contemplar, cuando nada te distrae, ni siquiera tú mismo, cuando te relajas y todos tus sentidos están abiertos y percibes el sabor, el olor, el sonido del mar, y sientes el frio o el calor en tu piel. Cuando miras a la línea del horizonte y te sientes en paz, el mar trae a tu mente los buenos recuerdos de las personas tan queridas que se marcharon sin tiempo casi de despedirse. Y está todo en tu corazón, ya sin dolor, recuperas por un instante a los que ya no están y piensas en los que quieres y a los que aún puedes abrazar. Y te quedas así, en off, un segundo más que tratas de alargar aunque sabes que tienes que volver a casa, a la vida, a la cotidianeidad. Entonces respiras hondo, te despides con un hasta pronto, ya nunca un adios, sonríes feliz y te das cuenta de que te sientes tranquilo.

28 comentarios:

Antonio J. López dijo...

Querido hermano (y perdona la confianza, pero si hubiese tenido uno, hubiese querido que escribiese como tú):

Resulta curioso que, a través de un medio que hace veinte años ni siquiera podía imaginar que llegara a existir, en menos de veinticuatro horas tres personas, a las que aprecio y admiro sin haber visto, abran su corazón al unísono: la primera, para hablarme de una maldición que aún la tortura. La segunda, acaba de perder a su madre, y el mundo se le desploma sin remedio. Y la tercera, tú, habla de lo que ha sufrido para seguir tomando aliento. Este mar, que es la vida, es cruel y en ocasiones terrible, pero merece ser navegado. Y, como tú bien dices, ha de hacerse desde la tranquilidad, desde el sosiego, con las manos sujetando el timón y la vista, esperanzada, sujeta a la cola de los vientos.

Seguro que a mis hijos, Irene y Álvaro, les encantaría jugar con Victoria.

Un abrazo desde el lluvioso Levante. Esta mañana, gracias a un claro de nubes, hemos ido a pasear por el puerto de El Campello.

Por supuesto, Stay Calm es un nombre perfecto. Como lo hubiese sido The Quiet Boat (en homenaje al Wayne que tú y yo admiramos).

Fuerza.

Anónimo dijo...

Qué poderosa e increible medicina que es el mar, no...?

Respecto al nombre del barco...a veces uno pide opiniones ajenas solo para reforzar las propias....y creo que eso no está mal...

Cambiándole el nombre, además, hiciste a tu barco mas 'tuyo' todavía....y le pusiste un nombre que te representa, o que evoca algo que es muy importante para vos....y que es, al fin y al cabo, lo que cuenta;)

Es muy lindo lo que escribiste...(gracias por compartirlo=)


Besos


P

Anónimo dijo...

...me quedé pensando.....ojalá hubieran muchas personas que pudieran expresar así sus sentimientos.....
Me parece que me voy a unir a este club de fans....=)

Pía

Anónimo dijo...

Yo una vez estuve ausente mirando el mar desde las rocas. Y no estaba sola. A mi lado permanecía Amaia.

Amaia, amiga, hermana, presencia.

El mar que nos rodeaba era tu Cantábrico. Y se nos pasó la tarde en un instante. Cuando volví a mirar al cielo, estaba ya anocheciendo...

Nunca antes había sido tan consciente de la capacidad que tiene el mar para hacernos salir de nosotros mismos, para hacernos rebasar los límites de nuestra propia existencia.

El mar aquel día fue capaz de dejarme la huella de la esperanza, de hacerme consciente de la no existencia del adiós.

Y el dolor... empezó a ser tranquilo.

Stay calm.

Una vez más... gracias.

Ana.

Leni Qinan dijo...

Yo soy de l@s de 'Bandido', por obvias, traviesas y morbosas razones. No podía ser de otra manera.

Pero tú eres el que tiene la última palabra -es tu barco y tú tienes que estar a gusto con el nombre, al fin y al cabo sales a navegar con él-. Pedir opinión no es vinculante, así que no te lamentes en lo más mínimo: Stay Calm es un nombre precioso.

Mucha paz, bro. (La del azul del mar).

PS.- Por cierto, muy mono el blog. (Te lo digo otra vez, para que te quedes definitivamente tranquilo. O sea, que Stay Calm ;))

charli dijo...

Amigo Fernando, desde que nos presentaron he intuido que podríamos llevarnos muy bien. Sólo en una ocasión hemos navegado juntos y espero no haberte molestado mucho con mi conversación que, tal y como tu entiendes que debe ser y desde mi acuerdo, seguro que no fue muy extensa.
Me ha sorprendido, muy gratamente por cierto, tu forma de expresarte, en la seguridad de que nadie que sea capaz de hacerlo así es capaz a la vez de hacer daño a otro. No me cuesta ningún esfuerzo decir que esa forma de exponer las cosas, incluso el mero hecho de exponerlas, indican, con poco margen a la equivocación, que estamos ante una buena persona y, en estos casos, no se puede pedir mucho más.
Te saludo desde el aprecio que me produce tu aparente forma de ser y espero que volvamos a navegar juntos alguna otra vez; prometo no hablar más de lo imprescindible. Evidentemente no somos amigos, pero parece que ambos estaremos de acuerdo en que, en lo primero que se reconoce a uno de ellos, es en el silencio.
Me gustaría hacerte un regalo para que, si te parece oportuno, lo cuelgues en tu web. Sólo es un pequeño relato corto, que habla de un pobre marino que no supo entender la mar. Está publicado en otros lugares, pero me apetecería que estuviese aquí también.
Lo dicho, saludos. . . Carlos (charli)

Fernando dijo...

Antonio, tenemos muchas cosas en común, más de las que imaginas.

Un abrazo y gracias por visitarme.

Fernando dijo...

Hola P:

Tus visitas son la mejor recompensa.

Que te unas a este Club es todo un honor.

Un beso.

Fernando dijo...

Hola Ana,

Con algunos anónimos, sólo algunos, tengo la sensación de que un día no volveréis. No podré hacer nada puesto que no se nada. Esa es la ansiedad de saber de vosotros o de tí. No es curiosidad, es encontrar un hilo del que un día poder tirar.

Un beso.

Fernando dijo...

LeTi, ¿qué te voy a decir que tú no sepas? Si hasta hemos discutido...

Me alegro de que me perdones por lo de Stay Calm.

Disfruta el finde, sis, que no me descansas nada. Un beso.

Fernando dijo...

Charli,

Un alegría, sinceramente, encontrarte aquí. Tenemos que salir a navegar cualquier día de estos. De eso se trata, de navegar.

Pasa y siéntate, estás en tu casa, (o túmbate)puedes hacer lo que quieras.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

No entiendo mucho cómo funciona esto de los clubs de fans...pero por empezar ya mandé a imprimir un par de remeras con tu nombre...=)

Así que aviso a los estimados lectores que en breve saldrán a la venta...."en los lugares mas exclusivos de sus barrios";)

Pía

Xarpa dijo...

Me reconforta cada vez que entro en tu blog. No me produce tranquilidad, sino paz y sosiego. Lo mismo que siento cuando estoy en la Mar.
Voté porque cambiaras el nombre. Hasta ese momento, no le haces realmente tuyo. Ahora ya es una parte de tí y algún día, cuando cambies de barco, te costará desprenderte de él.
Un abrazo

Xarpa

Pirlusa de la Sapinonda dijo...

Tu post empieza cómico y termina de una manera totalmente distinta, iba a poner algo divertido respecto a pedir opiniones para bautizar cosas (el inodoro de mi casa se llama Washington) pero después hablaste del mar y de las pérdidas; a mí el mar también me calmó en ocasiones (lo tengo lejos)(...)

Saludos transatlánticos.

Roberto dijo...

En esa primera foto, el Stay Calm me gusta especialmente. Ya sabes que desde que leí "Cañamín..." le cogí auténtico cariño. Yo, como Leni, habría sido más de "Bandido" por razones muy parecidas a las suyas, pero el patrón siempre será el patrón, y un barco debe llamarse sólo como el patrón decida. Enhorabuena.

Leni Qinan dijo...

((Fernandito, como me vuelvas a llamar LeTi, voy a tener que darte un ultimátum muy serio, aviso: ni soy princesa, ni me he operado la nariz))

Sí, sí, hasta hemos discutido tú y yo en varias ocasiones, pero mira, hemos sobrevivido a todas las batallas con mucho cariño y buen humor. Y lo que nos queda.

No hay nada que perdonar, yo ya sabes que soy muy pero que muy gamberra -igual que Roberto- pero el respeto está por encima de todo: TAMBIÉN ME GUSTA STAY CALM.

El finde ya lo he terminado, y no descanso nada porque hay que saborearlo hasta el último minuto (para descansar ya está la insoportable levedad de la semana).

Un beso.

Anónimo dijo...

Solo pasaba a saludar...=)

(No me prestás tu barquito un rato a ver si el movimiento de las olas me cura el insomnio y logro dormir algo?;)

Besos

P

Fernando dijo...

Jajajaja...

Ya sabes que dormir en un barco tieen su aquel, hay quien duerme a pierna suelta mecido por el balanceo y quien no pega ojo y se le revuleve el estómago.

Pero sí, sube a bordo, tumbate y tápate, yo te cuido.

Un beso, P.

Fernando dijo...

Gracias, Pirlusa,

¿Washington?

¿Por george? ¿Por el estado o la ciudad? ¿Por el asiento...?

Tienes que contarme eso.

Fernando dijo...

Hola Roberto

Me alegro que te guste.

Un abrazo.

Fernando dijo...

Bueno, Le i, no te enfades....

No lo volveré a hacer.:)

Anónimo dijo...

Yo había votado por mantener el nombre (es una manía que tengo) pero me encanta tranquilo, y sobre todo la explicación. También te hubiera valido 'easy' ¿no?
Felicidades por el nombre en cualquier caso.
Saludos,
Jose

Por cierto, lo de anónimo en mi caso es porque no tengo ni idea de cómo publicar comentarios de otra manera, y no me resisto a hacerlo. De hecho, estaba convencido de que tenía una cuenta de google, pero no me admite la contraseña. En fin, seguiré intentándolo.

Roberto dijo...

Hola Fernando, qué tiempos estos!!!
¿Entraste al menos una vez más en aquella, que fue tu casa? Alí tienes mi respuesta. Qué días tan convulsos. ¿Qué ha pasado con Atlántida y algunos otros en mi ausencia? ¿Qué me he perdido? ¿qué va a ser de aquello sin algunos de vosotros?....Habrá que refugiarse aquí y en mi recién descubierto english-blog de Leni (por cierto, no me gustaría estar presente en el momento en que se te escape una sola vez más lo de "Leti", uff).

Un abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Yo me mareaba adentro del barco a veces, cuando me ponía a leer....pero en cubierta duermo perfecto...es como estar en una cuna....sueño garantizado!

Ok...entonces si esta noche vuelvo a estar insomnica me voy a dormir a tu barco; (por las dudas dejame una mantita a mano, que desconozco el clima cantábrico y no quiero morirme de frío...que despuès es peor el remedio que la enfermedad=)

Saludos para todos=)

P

Leni Qinan dijo...

Hola Fernan,

Yo no sé si apuntarme a lo de dormir en cubierta con una mantita. Suena maravilloso, pero con lo Juanita Calamidad que soy, seguro que me caigo al mar rodando, con mantita y todo, así que prefiero refugiarme en un camarote -soy bastante comodona-.

Hablando de refugiarse -y por alusiones a mi english-blog- :

Roberto, mi blog es una casa abierta a todo el mundo, así que mientras no venga el lobo a soplar y me tire el tejado, estaré encantada -encantadísima- de que pases a refugiarte. Y lo mismo los demás :)

Bss for everyone.

PS.- Fernan, pásate por el blog de Grass, que tiene una sorpresa gordísima. Ya verás.

Grass dijo...

you take great pictures bro! being a photophile myself, i really like your shots. what camera are you using? maybe should post your stuffs on flicker.. :-) I'm sure your shots will be highly appreciated there..

Take care my brother!


xxx

Anónimo dijo...

Me gusta el nuevo nombre (aunque yo voté por Xarpa !)Suena bien. Y tambien le va por la relación tan "especial" entre barco y armador...Las visitas a este blog también tienen algo de "Stay Calm"...
Y que sepas que se te echa mucho de menos en la Taberna...Un saludo.
"Thomas Keefer"

Roberto dijo...

Fernando, ¿cómo va todo? tienes mi respuesta escrita en la vieja barra de la taberna con las llaves de mi TES 678, según entras, al fondo, donde tú sabes. Hay algunas inscripciones allí que dicen que te esperan... de nuevo. Tú mismo, pero yo también prefiero una taberna donde esté Bandit.

Leni, me quedé solo esperándote en Sinapsys... :-(

(...pero...volveré, no lo dudes ;-)