jueves, 18 de septiembre de 2008

A escondidas II

El primer post que publiqué en este blog se tituló A ESCONDIDAS. Han pasado muchas cosas desde entonces.

Me he convertido en armador del 100% de un velero, he cambiado de barco, he cambiado de puerto, he empezado a navegar en solitario de verdad, después de obtener el PER me estoy preparando para el PY, he hecho mis primeros pinitos en esto del bricolage naútico y a día de hoy soy capaz, yo solito, sin ayuda, de cambiar un tornillo. Ahí es nada.
Pero sobre todo este año he navegado bastante, casi siempre sólo. No todo lo que quisiera, pero he aprovechado cada día que la meteorología, el trabajo y las obligaciones familiares me lo han permitido.

En el cambio de barco he ganado. He pasado de un barco nervioso, regatero (y muy divertido) a un barco muy marinero. Un barco noble que te perdona muchos errores y que aguanta carros y carretas cuando la cosa se pone fea. He navegado en él con F8 y fuerte marejada y sé que aguantará lo que sea necesario y desde luego mucho más que su Patrón.

Lo que no ha cambiado en un año es que navegar me hace feliz.

Salgo muchas veces sólo. Soy una persona extrovertida y sin problemas para relacionarme, todo lo contrario, y sin embargo he descubierto que me gusta más navegar sólo. No tener que hablar, disfrutar del silencio, de la soledad buscada (no la impuesta). La soledad y el silencio que permiten disfrutar de la multitud de paisajes marinos, sin nadie que te distraiga, sin palabras que limiten la belleza.
El silencio entendido como ausencia de palabras porque navegar es sonido. El viento, que a veces puede resultar atronador aunque otras susurre. El mar, hermoso y temible que unas veces suena como un tranquilo manantial y otras veces ruge como una fiera herida. El sonido de una driza en el palo o el crujir de las velas al templar escotas. Pero no hay palabras, piensas en silencio y con tranquilidad la siguiente maniobra, la planificas en tu cabeza, nada te distrae, estás solo y en tu cabeza sabes que no hay mucho sitio para las equivocaciones, no hay quien te corrija o te ayude en caso de error. Y sin embargo me invade una enorme tranquilidad.

Cuando por proa está despejado, ya has dejado atrás la Bahía y la Isla de Mouro y el Palacio de la Magdalena y sólo hay mar por ambas amuras, conecto el piloto automático y me coloco en mi sitio favorito, los pies en el primer escalón de acceso a la cabina, cierro el tambucho hasta que lo tengo a la altura del pecho, de forma que las únicas partes de mi cuerpo que asoman fuera son los hombros y la cabeza. Entones apoyo la barbilla en mis manos, sobre el tambucho, y miro el horizonte, huelo el mar, escucho los sonidos del viento del mar y de mi barco y me invade una paz que no es comparable a nada.

Todo se ralentiza, todo se relativiza, sólo importan el mar y el viento y tu barco, porque ni siquiera importas tú, que eres una parte del barco, nada más. Y, a veces, desearía que mi familia estuviera conmigo y no tener que volver, poder seguir adelante y navegar. Otras veces cierras los ojos, sintiendo el calor del sol en la cara y oliendo el mar, escuchando a las gaviotas y los cormoranes y, aunque eres feliz, sabes que tienes que volver, que quieres volver. Que el mar quizá un día sea el sitio y el fin pero que de momento hay un lugar en tierra al que quieres volver, pero no es el lugar, son las personas. Suspiras, miras una última vez al horizonte intentando congelar en tu mente tanto azul, tanta belleza, y viras en redondo para poner proa a la Bahía, para regresar a casa.

Otro verano fabuloso termina y guardo nuevos momentos inolvidables de navegación. Ahora sólo quedarán los fines de semana para navegar.

De vez en cuando, aunque ahora mi barco está a 25 km de mi casa, sigo levantándome algo antes de lo necesario y, mientras todos duermen, recorro en mi coche las calles aún vacías hasta dejar atràs la ciudad para visitar a mi barco en el puerto, tranquilo y silencioso al amanecer, a escondidas.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Definitivamente....esto es lo que estaba extrañando....
Ha conseguido sacarme una gran sonrisa, y me imaginè cada cosa que describìas.... como si te conocièramos, y estuvieramos ahì sintiendo lo mismo....

Chapeau Marinero....Ha sido una dosis de oxìgeno para esta pequeña alma...=)

Saludos, desde lejos,

Pía

Leni Qinan dijo...

Siento haberme perdido el post anterior, pero me ha caido encima una avalancha de trabajo.

Yo también me alegro del tono intimista y personal. Las crónicas marineras son preciosas, pero si nos las cuentas con sentimiento lo son el doble.

He estado curioseando y veo que has puesto blogroll -y que yo ando por ahí, gracias-.

Sobre el nuevo nombre de tu barco... yo voto por BANDIDO (como no podía ser de otra manera, jajaja).

Un besote y buen día.

pirata princes dijo...

¿Sabes que adoro "a escondidas"? me sigue llenando de emocion cada vez que lo releo.

Gracias por seguir compartiendo esos magicos momentos

Un beso
Laura

Grass dijo...

My dear captain, lots of kisses and hugs! I was extremely busy at work these days and worried as well, because of my father's condition. So please accept my apology for not coming over here as often as I used to. My dad is on medication now.. Thank you for asking. I know you care :-)

My dear friend, I understand perfectly how you feel when you're sailing alone. The ocean is my refuge as well, whenever I want to be alone, think things over or simply relax and forget the stresses of everyday life. I'm an extrovert like you but I guess everyone needs solitude once in a while. :-)

I liked the way you described your navigation. You are a poet my friend. You've described the ocean, the port and the wind as if they're human. :-)

Great post, as usual. :-)


xxx

Leni Qinan dijo...

Ah, y comprendo perfectamente que quieras navegar solo. A veces uno necesita un poco de espacio. A mí también me pasa.

Buena semana -la que se avecina-.

Eureka dijo...

Navegar es un bálsamo, leerte lo es más, envidio tu relación el mar, es mágica...

Un beso.

Anónimo dijo...

Tu mar, tus colores... son inmensos. Pero tu narración es igual de grande.

Regálanos más a menudo la narración de tus pensamientos.

Gracias por este post.

Ana.

Son of Azazel dijo...

Estimado amigo:

No puedo más que sentirme dichoso. Dichoso por saber que alguien, en esta pequeña mota de polvo cósmico, alguien que parece salido de una novela extraviada de Conrad o Melville, vive su vida tal como desea hacerlo. O casi. Y, además, escribe con esas trazas que los grandes esbozan antes de novelar sus recuerdos. Un abrazo levantino.

PD.- Creo no ser impertinente al recomendarte la lectura de "Océano Mar" de Alessandro Baricco. Ya me dirás que tal, si lo haces.

Fernando dijo...

Estimado amigo mediterráneo:

Muchas gracias por tus palabras que, desgraciadamente son inmerecidas.

Aquí uno no cuenta sus miserias, las laborales, las cotidianas... Pero eso no significa que no las tenga.

Te agradezco mucho la reciomendación literaria. Este fin de semana me haré con el libro y prometo reportarte.

Una de las penas que tengo es no tener el don de escribir bien. Me encantaría ser capaz de escribir algo que mereciera la pena pero no tengo imaginación y mis experiencias no dan como para tanto.

Un abrazo.

A. LLop dijo...

Permíteme un consejo, Fernando.
Aún a riesgo de parecer lo que no soy.
Relee tu última entrada. Y las demás. Descúbrete y verás que hay alguien más allá de ése que crees ser. Desplega la mayor y sonríe, que la escritura(y el mar, la tinta con la que trazas las palabras)corre por tus venas. Los demás, como en todo, es solo oficio.

Antonio.

PD.- Siento el mareo, pero he de comunicarte que he cambiado el nombre de mi blog (y la dirección, por tanto). Si me vas conociendo, soy de esa clase de personas que empiezan tallando un caballo de madera y acaban con un palillo en las manos. Ruego paciencia, please.

A. LLop dijo...

Y además soy despistado.

Mi blog es ahora www.alasombradelavellano.blogspot.com

Anónimo dijo...

Te subestimas... no es cierto lo que comentas. Pero bueno... tiempo al tiempo.

Sigamos disfrutando con el color de tu mar.

Fernando dijo...

Y quièn lo afirma con tanta seguridad?

Anónimo dijo...

Una lectora anónima... que quiere seguir siéndolo.

Me gustó mucho tu narración acerca de la necesidad de permanecer en silencio... la soledad...

... pero entiendo que tú no lo veas así.

Sigue elaborando narración... en tu blog. Y colores.

Fernando dijo...

Me parece bien, la vida sin cierto misterio sería muy aburrida.

Pero ¿por qué entiendes que no lo vea así? Me gustarí asaberlo.

Prometo intentar seguir narrando, retomar el tono intimista. Pero creedme, me cuesta, aunque a veces el resultado me compense (unas pocas veces), el esfuerzo es grande. Y después está el pudor.

En cualquier caso MUCHAS GRACIAS por pasar por aquí, me parece increíble que os apetezca.

Anónimo dijo...

Me pareció entender que piensas que no escribes bien. Tú crees que no escribes bien, y no es cierto.

La narración de pequeñas cosas, de sentimientos a veces mínimos... incluso a veces contradictorios... son necesarios, más incluso que las grandes realidades.

Por eso me gusto "A escondidas II"... y me gustó tu escritura... aunque tu no lo creas.

La sencillez la más de las veces es sublime...

... seguiré visitando tu blog.

Fernando dijo...

Espero que lo hagas.

Gracias.

Roberto dijo...

Bueno, Fernando y Cía.,como decíamos ayer...me alegro de seguir en sintonía contigo y con lo que dices. Yo también llegué hace tiempo a la conclusión de que me gusta más navegar solitario....aunque seguro que influye el hecho de saber que en el mismísimo instante en que decida dejar de estar solo, lo dejaré de estar.

También me alegro de ver que tu gente sigue estando como siempre por aquí (¿Leni, sigues viviendo tan lejos?)

...Y por último, me alegro también de haber vuelto yo, que con mi casa ya completamente reformada, vuelvo a ser persona.

Un saludo a todos.

Grass dijo...

hi Fernan.. I've been on fieldworks for the last three weeks so I've been too busy to check out Leni's and your blog.. I just dropped by to say hi and check for your new post..

Take care brother! :)


xxx

Fernando dijo...

Hi Grass!!!

Happy to see you again.

I hope everything is ok and your family is fine.

Just take a breath. Being so busy is dangerous.

Enjoy, Sis!!!

Welcome!! Take care.

Fernando dijo...

Roberto, tu regreso es una gran noticia.

Espero que las obras hayan terminado sin que haya habido mucho trastorno. Estas obras y mudanzas suelen generar bastante ansiedad y tensión.

Y nada, supongo que las chicas también se alegrarán de leerte.

Cuando quieras hablamos de lo del Genaker. Lo he utilizado bastante, en solitario (con poco viento) y acompañado. Eso, que cuando quieras charlamos.

Un abrazo.

Leni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leni Qinan dijo...

((No sé si se puede apreciar, pero me he puesto de tiros largos para celebrar el regreso de mi estimado y nunca bien ponderado Roberto, la vuelta más sonada de toda la temporada verano-otoño 2008.))

Bienvenido, Roberto. Y sí, sigo viviendo igual de lejos que antes de que te marcharas quién sabe donde. Espero que el verano te haya sido muy propicio, y Genakers aparte, esta chica se alegra mucho de verte de nuevo por aquí.

Ah Fernan, gracias por apuntarte a mis Followers. Cuenta conmigo si decides instalar ese gadget en tu blog. Al principio parece una tontez, pero luego hace mucha ilusión ver que los lectores se apuntan y siguen tus andanzas.

Küsses a tod@s, hoy me voy muy pero que muy contenta. ;))

Anónimo dijo...

Qué bonito es ahora el blog!

Sigue encontrando un ratito para estar en él.

Gracias.

Fernando dijo...

¿Te gusta más que antes?

Mira que he dudado un momtón y que creo que aún no es definitiva la reforma.

Me cuesta cambiar. Siempre.

Respeto el anonimato pero me gusta tener identificados hasta a mis anónimos. Una firmita basta. Buen martes a tutti.

Anónimo dijo...

Cada vez soy más asiduo a tu bitácora. Este post me ha encantado, me resulta fácil identificarme con lo que dices. Alguna vez he sentido cosas bastante parecidas, aunque nunca he navegado en solitario.

Espero que sigas contándonos cómo disfrutas tu mar, que también es el mío, y tu barco, que gracias a este blog también siento un poquito como propio.

Un abrazo,
Jose

Anónimo dijo...

Sí, tienes razón con lo de ser anónimo, no dejamos de serlo si nos identificamos con un simple nombre.

Pues eso, que me gusta el azul, me gusta tu mar, y también lo que reflejas cuando de tarde en tarde escribes.

Saludos.

Ana.

Roberto dijo...

Todo un acierto lo del nuevo tono azul Bahía, Fernando. Me gusta.

Lo del genaker, uff. Cuento mis empopadas por fracasos o, al menos, por palizas casi insufribles cuando el viento es escaso. Creo que ha llegado el momento de probar cómo va. Estas velas siempre me parecieron prohibidas para solitarios... no sé, al menos el spi. Quizás haya que espabilar y dar el paso. Prometo molestarte pero te aviso antes por sms.

Leni !!! pero que bonito recibimiento !!! aunque por mucho que pincho en tu foto no llego a verte de "tiros largos" ;-)

Fernando dijo...

Gracias, Ana.

Me alegro que te guste el azul. Eso es lo importante.

Y qué razón tienes en lo de "de tarde en tarde". Ya te conté, me cuesta....

Un abrazo.

Fernando dijo...

Pues nada. A empezar con el genáker. Te doy la razón en que "en solitario" tiene su aquel. Yo sólo le he usado solo-solo en tres ocasiones (muy recientes) con condiciones de poco viento y poco mar de forma que el gobierno con el piloto automático sea seguro (sobre todo a la hora de preparar la maniobra, desplazarte a proa, etc, más que el tema de controlar la escota).

¿Qué ocurre? Pues que cuanto menos viento menos rumbo de aleta o popa. Lo que observo es que cuanto más cae el viento más obligado estás a ir más de través. Poco viento mucho desvente de la mayor al genaker. Lo que quero probar la proxima vez (espero que va a ir bien según me decía Atnem) es orejas de burro peeeero no con lo mayor sino genáker y génova.

Lo dicho, llámame y hablamos o mejor vente por aquí y lo probamos.

Fernando dijo...

LeTi me gusta que te guste que te siga.

Pero no me has dicho nada del lavado de cara y eso viniendo de ti.... Miedo me da.

Un beso.

Leni Qinan dijo...

WOWOWOW!!!
Miedo? Pero por qué? Si soy la criatura más inofensiva que te puedas imaginar! ;))

Pero qué guapo has puesto tu blog!!! Hay que renovarse de vez en cuando, hombre -no se puede ir toda la vida con el mismo traje de hace 6 meses-. Es un azul muy bonito y muy marinero.

No te dé miedo rediseñarte. Píntate, disfrázate, dibújate otra vez,hasta que estés a gusto contigo (eso es lo que verdaderamente importa).

Pero que conste que el azul está muy bien y le pega mucho. (No te había dicho nada porque estoy de curro hasta arriba y no he podido visitar mucho en 2 días). Pero no lo voy a hacer más, de verdad. :(

Yo con el genáker me haría un precioso vestidito playero para acompañaros en alguna salida -al que le guste navegar acompañado. No miro a nadie-.

Y esto es para mi querido Roberto: el bonito recibimiento se debe a que te hemos echado de menos por aquí ;)

Los tiros largos no se ven, es cierto -usa la imaginación, que es un juguete muy divertido y una de las mejores armas que tiene el cerebro-

Bss 4 everybody.

Esperando la carroza... dijo...

que lindo debe ser tener un barco, y con el conocer distintos lugares!!!
mi madrina tambien vive en España, en Alicante...
saludos!!!

;)